Blog Salud

Todo sobre las píldoras de emergencia

Te contamos qué es, cómo funciona, en qué casos debe ingerirse y muchas cosas más sobre esta polémica pastilla.

La llamada “pastilla del día después” es un método anticonceptivo que se ingiere una vez finalizado el acto sexual. Posee los mismos componentes hormonales que las píldoras anticonceptivas (estrógeno y progestina), pero en dosis mayores. Su funcionamiento depende del día del ciclo menstrual. Si la relación sexual se da antes del período de ovulación, la píldora demora este proceso porque impide que el óvulo sea liberado del ovario. Por otra parte, si la relación sexual es durante o después de la ovulación, la píldora evita que el espermatozoide fecunde al óvulo.

En cualquiera de los dos casos no se puede decir que sea un método abortivo porque sólo actúa cuando el óvulo aún no ha sido fecundado. Por tanto, la pastilla de emergencia por sí sola no tiene la capacidad de interrumpir un embarazo. No se debe confundir la píldora de emergencia con la píldora denominada RU-486 la cual sí es abortiva y es capaz de interrumpir un embarazo de 60 días o 9 semanas de gestación. El uso de la píldora RU-486 exige visitar al médico de 3 a 15 días, e ingerir una combinación de medicamentos para inducir contracciones del útero y expulsar al embrión.

Sin embargo, al igual que con los métodos abortivos, médicamente es unánime el rechazo hacia ellas y solo se recomienda tomarlas en casos extremos. Tres son los motivos más frecuentes: si hubo relaciones sexuales sin protección, si falló o se rompió el método anticonceptivo de barrera (condón o diafragma), o si hubo una violación.

Cuanto antes se toman las píldoras de emergencia, mayores serán las probabilidades de prevenir un embarazo. De todos modos, su efectividad es casi segura. Cuando se ingiere antes de las 72 horas posteriores a la relación sexual sin protección, se tiene un 98% de seguridad de no quedar embarazada. La píldora no resulta eficaz si ya estás embarazada pues el óvulo fecundado ya se implantó en el útero. Tampoco funciona si se superan las 72 horas desde la relación o si vomitas o tienes diarrea dos horas después de tomarla. Además, no se deben tomar si se ha tenido una hemorragia vaginal sin causa aparente, coágulos de sangre, o si se es alérgica a cualquiera de sus componentes.

En cualquier caso siempre es importante consultar a un ginecólogo que pueda determinar si su ingesta es segura. Hay que recordar que estas píldoras pueden tener efectos secundarios tales como: mareos, náuseas, vómitos, dolor de cabeza, retención de líquidos y sensibilidad en los senos. Los efectos secundarios normalmente duran 24 horas.

Hay que consultar urgentemente al médico si estos efectos se prolongan o se sienten otros como: dolor, enrojecimiento o inflamación en las piernas, extremidades adormecidas, dolores severos en el abdomen, problemas para respirar, visión borrosa o pérdida de la visión, debilidad, aturdimiento, sangrado irregular, o ausencia de menstruación después de 21 días de tomar la píldora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *