Blog Entretenimiento

Profesor Lazhar: Una polémica lección de vida

Del director y guionista Philippe Falardeau, una película que cuenta la historia de Lazhar, un profesor de vocación que ayudará a sus alumnos a sobrepasar el dolor de la muerte.

Philippe Falardeau es un director y guionista que desde su primera película, “La moitié gauche du frigo” (2000), se ha acostumbrado tanto a recibir premios como a despertar polémica. Sus películas suelen retratar personajes que se construyen en medio de riesgosas relaciones personales donde el silencio no resulta nunca ser la mejor opción para construir caminos sólidos. Un ejemplo de ello habían sido sus películas anteriores, “Congorama” (2006) y “C’est pas moi, je le jure!” (2008), donde había trabajado, desde dos lugares muy diferentes, el problema de hijos que se enfrentan a tener que hurgar en el silencio dejado en torno a padres que los abandonaron. En “Monsieur Lazhar” vuelven a aparecer niños con dificultades para relacionarse con sus padres pero ahora el silencio se extiende hacia el tema de la muerte y la necesidad de elaborar duelos que permitan suturar heridas y seguir adelante.

“Profesor Lazhar” cuenta la historia de un grupo de una escuela que debe afrontar el suicidio de una de las maestras, inesperadamente encontrada ahorcada en el salón de clase. En medio de la tensa situación, las dificultades para conseguir un reemplazo que quiera hacerse cargo del grupo llevan a la directora a aceptar el ofrecimiento de Bachir Lazhar para tomar la responsabilidad docente. Pero Lazhar no es maestro sino un hombre que ha perdido a su familia (su esposa –ella sí maestra- y sus hijas) a causa de la violencia política en su Argelia natal y busca ser reconocido como refugiado por el gobierno canadiense.

Por supuesto, como es de esperar, este maestro de vocación pero no de profesión, será el que lleve adelante un trabajo con los alumnos que trascienda la parte académica permitiéndoles sobrellevar el peso de esa traumática muerte que los enfrenta –como al resto de la comunidad escolar- a sus miedos, sus culpas, sus prejuicios. Todo esto ocurre lejos del formato típico del cine hollywoodense, en medio de relaciones complejas que incluyen los vínculos de Lazhar con los padres, con los alumnos, con los otros docentes y las relaciones entre los adultos y los escolares. Un juego de muchas aristas donde habrá tiempo para que el mismo Lazhar redescubra el peso de su propio silencio sobre su pasado y realice sus propios duelos.

El resultado, como ya viene siendo una constante en este director, es un producto visualmente impecable, pero que aun así puede no terminar de convencer a todo el público. De hecho el libreto abre demasiados frentes que no termina de cerrar eficientemente y que tampoco logra despertar en el público el deseo de conocer la solución a algunos cabos sueltos. De todas maneras el resultado es muy interesante y no en vano ha representado a Canadá en la carrera por el Oscar a la Mejor Película Extranjera en los premios 2012 y ha recibido decenas de primos internacionales en varios países de varios continentes.

Tratando de no caer en esquematismos demasiado groseros la película instaura una cierta crítica a un modelo de enseñanza que promueve el trabajo el grupo y una supuesta relación más horizontal entre educandos y educadores pero que no resuelve adecuadamente los temas de desarrollo personal, tanto dentro como fuera del aula. De allí que, sin hacerlo explicito, sobrevuela el tema de la finalidad de la educación y las cualidades que son necesarias para dicha tarea. También el tema de la violencia, sus forma y sus umbrales resulta presente de manera permanente a lo largo de toda la trama.

Las puntas abiertas que deja la película no deben ser vistas simplemente como una debilidad. “Profesor Lazhar” es una de esas películas que necesita, y convoca, la complicidad del público motivando la reflexión sobre temáticas que no suponen decisiones fáciles y que, sin embargo, son de enorme importancia social. Es uno de esos títulos que inevitablemente permite la vieja costumbre de las jugosas discusiones en un bar después de ir al cine. Lo cual, no es poca cosa.

La secuencia inicial que abre la película, presentando el suicidio de la maestra, es una impecable muestra de relato cinematográfico basado fundamentalmente en el montaje, las elección de los planos, los aciertos de libreto para destacar lo principal de la acción sin opacar las notas de color que aportan información y un finísimo trabajo de dirección sobre la actuación de los niños. Es de destacar que la película está basada en una obra teatral. Sin embargo nada en el libreto delata que se trate de teatro filmado, por el contrario, se convierte en una lección de cómo adaptar una obra para volverla plenamente cinematográfica. Además, el trabajo de dirección de actores logra una deliciosa actuación infantil que, aquí, suele ser más importante y comprometida que la actuación de los adultos.

Gonzalo Hernández Sanjorge

Título: Profesor Lazhar

Título original: Monsieur Lazhar

Dirección: Phillippe Falardeau

Libreto: Phillippe Falardeau

Con: Mohamed Fellag, Sophie Nélisse, Émilien Néron

Origen: Canadá

 

Fuente: Radio UNO digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *