Blog Buen comer

Porque decirle NO a algunas bebidas

Los refrescos o bebidas gaseosas son muy consumidos en el mundo. Atraídos por su enorme contenido de azúcar los elegimos día a día. Pero, ¿sabes que perjudican la salud? En esta nota te contamos por qué.

¿Cómo nos hidratamos? ¿Tomamos poco o demasiado? ¿Elegimos bebidas saludables o nos tienta siempre la peor opción?

Cuando elegimos el refresco para saciar nuestra sed estamos ingiriendo varias calorías ocultas que además de ser perjudiciales para nuestra salud, no aportan ningún valor nutricional. Es necesario mejorar los patrones de ingesta de líquidos e inclinarse por las alternativas más saludables, fundamentalmente el agua, que no aporta calorías ni aditivos.

También se deben evitar las bebidas alcohólicas. El alcohol influye mucho a la hora de aumentar de peso ya que una de sus consecuencias es abrir nuestro apetito. Además afecta negativamente nuestro proceso hormonal.

Para tener una idea la cerveza suma 90 por vaso, la sidra entre 100 y 150 por copa, el vino tinto entre 130 y 176 por copa y el vino blanco 160 por copa.

Otra bebida que se debe evitar son las gaseosas azucaradas. Al suprimir esta bebida por una semana ya notaras cambios en tu peso. Otro beneficio de eliminar de tu dieta estas bebidas es los futuros problemas de salud que estarías evitando. Existen estudios que afirman que el consumo de las gaseosas azucaradas podría incrementar el riesgo de padecer diabetes.

¿Cuántas calorías aportan? Las gaseosas cola entre 90 y 120 por vaso, mientras que las lima- limón suman 86 por vaso.

Las bebidas light no aportan calorías. Aunque está probado que producen hinchazón abdominal. Por eso, lo recomendable es tomar siempre agua. No tiene calorías y es la bebida que todos necesitamos para mantenernos hidratados y saludables.