Blog Tendencias

La tecnología en la tercera edad

La era en la vivimos se caracteriza por estar en constante cambio. El bombardeo de información y los incesantes avances tecnológicos hacen que todos, sin importar la edad, tengamos la necesidad de estar actualizados. Es por esta razón que hoy en día existen múltiples propuestas que pretenden que la tecnología llegue a todos, incluso a los adultos de más edad.

En Uruguay, una de las iniciativas más recientes con respecto a esta temática es el Plan Ibirapitá. Con un objetivo similar al Plan Ceibal, este proyecto apunta a incluir a los adultos mayores en el mundo digital, otorgando de forma gratuita una tablet a personas mayores de 65 años, además de un curso básico para poder utilizar el dispositivo. Quienes pueden recibir este beneficio deberán ser jubilados o pensionistas con un ingreso inferior a los 25.000 pesos uruguayos.

En general la tecnología e Internet son, para la mayoría de los adultos mayores, una novedad, que al aprender a utilizarlas son de gran utilidad. Estas herramientas tecnológicas  cuentan con una enorme cantidad de beneficios para las personas de la tercera edad. Una de ellas es la comunicación, el carácter fácil e instantáneo de la comunicación a través de la red es uno de los principales atractivos, más aún si se tienen amigos y familiares en el exterior, ya que hace más sencillo el ponerse en contacto. El acceso a la información es otra de las cualidades que más llama la atención, como la infinidad de recetas de cocina, números telefónicos y carteleras de eventos.

Dado que la vejez es una etapa en que algunas de las capacidades disminuyen, como la visión, audición y memoria, los dispositivos tecnológicos pueden resultar de gran ayuda. Al leer un texto se tiene la posibilidad de agrandar el tamaño de la letra y en contenidos audiovisuales se puede regular el volumen, así como la intensidad de la luz de la pantalla. En cuanto a la memoria, existen múltiples aplicaciones que apuntan a ejercitarla, así como juegos de ingenio y razonamiento.

Si bien se asocia la tecnología con la juventud, hoy en día cada vez más adultos mayores deciden incorporarse a este mundo y estar al tanto de los nuevos avances. En muchos casos los individuos lo toman como una oportunidad de aprender nuevos conocimientos y no quedarse atrás, otros como un pasatiempo, y también están aquellos que una vez que descubren la amplia variedad de usos que poseen los dispositivos electrónicos se convierten en fanáticos y los utilizan en todo su potencial, casi tanto como los jóvenes nativos digitales.