Blog Salud

La salud visual

La exposición al sol sin protección puede originar importantes lesiones en la córnea, retina y cristalino, provocando la afección más habitual, úlceras crónicas y la aparición prematura de cataratas. Los daños que provocan unos lentes inadecuados no aparecen en seguida, sino después de algunos años y en la mayoría de los casos las lesiones son irreversibles.

Algunos dolores intensos de cabeza también están producidos directamente por la utilización de lentes de sol, que no disponen de los filtros adecuados para evitar el paso de la radiación ultravioleta a los ojos.

A pesar de que para muchos son un complemento más, los lentes de sol han de proteger los ojos y evitar efectos peligrosos o nocivos del sol. Es por eso que la elección de sus lentes no debe basarse en modas o criterios estéticos, sino en el uso que se les dará.

Elija los lentes más adecuados al uso preferente que se les va a dar, sea playa, deporte, conducción, etc. Además de hacer frente a las radiaciones solares, los lentes deben permitir una óptima agudeza visual.

No se deje engañar por el color de las lentes. Algunas lentes blancas filtran el 100% de la radiación UV mientras que otras muy oscuras no filtran correctamente la luz UVA pero si la visible, favoreciendo una mayor dilatación pupilar y, como consecuencia, un incremento de la radiación UVA que recibe el ojo.
Para que la lente solar proteja de forma adecuada, debe estar perfectamente adaptada al rostro: la montura no debe quedar ni descentrada ni alejada de la cara.

 

Un color para cada necesidad

Marrón: para filtrar las radiaciones azules. Aumenta el contraste y la profundidad de campo y es ideal para los deportes al aire libre, ya que produce un efecto relajante. Indicado en caso de miopía.

Amarillo: mejora el contraste en días nubosos, brumosos y con niebla. No se recomienda su uso para conducir en días soleados ya que puede provocar errores en la percepción de las luces rojas y verdes de los semáforos.

Gris: permite su uso continuado en el tiempo, ya que transmite uniformemente la luz a través del espectro y respeta mejor los colores naturales. Recomendado para conducir.

Naranja: no es apto para uso solar. Aumenta el contraste más aún que el color amarillo y es el más adecuado para situaciones en que el cielo está encapotado. Proporciona el mayor contraste cuando se dan situaciones de baja luminosidad y es un filtro eficiente para la luz azul. Es el color idóneo en condiciones de baja luminosidad, como la conducción nocturna o con niebla, ya que aumenta los niveles de contraste.