Blog Hombres

La irritación y el cansancio pueden ser síntomas de depresión

Los hombres también se deprimen, pero la depresión no es algo fácil de admitir. En Vida Plena te contamos cómo detectar si es eso lo que te está pasando.

Admitir la depresión, sobre todo en sociedades en las que los varones crecen con la idea de que ser fuerte implica no estar triste ni demostrar sentimientos, no es tarea fácil. Esto conlleva a que muchos hombres no se animen a confesarlo, perdiéndose de esa forma de la posibilidad de conseguir asesoramiento o tratamiento con profesionales.

La presión ejercida por la sociedad,  junto con los sentimientos de irritación, desinterés o cansancio, pueden llevar a situaciones peligrosas. Se estima que la muerte por suicidio es cuatro veces más frecuente en los hombres que en las mujeres. Aunque éstas tienden a cometer más intentos de suicidio que los hombres, la tasa de suicidio de los hombres es mayor posiblemente porque los métodos que usan para intentar quitarse la vida suelen ser más letales.

De recibir el tratamiento correcto, estas muertes podrían evitarse, ¿por qué no ocurre? Lo que pasa es que no sólo a muchos les cuesta admitir que están deprimidos, sino que también, a veces ni siquiera se dan cuenta de que lo están. Esto se debe, en parte, a que los síntomas de la depresión suelen ser diferentes en los varones que en las mujeres.

Mientras que las mujeres tienden a sentirse tristes, con culpas y autoestima baja, los hombres se vuelven más irritables, sienten cansancio, perdida de interés por las actividades cotidianas y tienen problemas para dormir. Además, es más común que se apoyen en el alcohol y las drogas para escaparse de la situación y así evitan enfrentar una realidad que les cuesta asumir. Otra forma de tratar de ocultar el problema es llenarse de actividades y de trabajo, pero esa hiperactividad suele ocurrir junto con un estado de intolerancia, enojo y agresión. Sin embargo, los síntomas de la depresión pueden no ser tan visibles, ocultándose detrás de dolores de cabeza, trastornos digestivos y dolores crónicos. Así, el foco del verdadero problema se deja de lado.

Se estima que alrededor de uno en veinte hombres sufrirá un episodio relacionado con la depresión durante el año y que, en Estados Unidos, al menos seis millones de varones sufren algún trastorno depresivo.

Existen distintos tipos de trastornos depresivos. Por una parte existe la depresión mayor o  también llamado trastorno depresivo mayor, que se manifiesta en una combinación de síntomas que interfieren con la capacidad de trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de las actividades que antes eran placenteras.  Por otra, se encuentra la llamada distimia o trastorno distímico, una depresión crónica, menos severa, que se manifiesta con síntomas duraderos que no incapacitan seriamente, pero impiden que la persona afectada funcione bien o se sienta bien. Además de estos tipos, la depresión se manifiesta también a través de los  trastornos bipolares, cambios cíclicos en el estado de ánimo.

La depresión es un trastorno médico serio que afecta al organismo, el estado de ánimo y la manera de pensar, comer y dormir. Es imprescindible entonces la aceptación y el tratamiento.