Blog Hombres

Infertilidad masculina

Concebir es uno de los mayores deseos tanto para las mujeres como para los hombres, por lo que la esterilidad afecta a la pareja en su conjunto. Pero, para los hombres, la imposibilidad de tener un bebé implica también un shock en su masculinidad.

Las causas de la esterilidad en los hombres pueden ser diversas, y provenir tanto de factores fisiológicos o genéticos como de factores emocionales e incluso de malos hábitos. Pero, independientemente de lo que lo produzca, toda persona que pase por la infertilidad puede sentirse en shock. Sea tanto hombre como mujer, se siente una baja autoestima y muchas veces, también culpa. Frente a esto, los hombres intentan generalmente ocultar sus sentimientos, intentan vivirlo en soledad, a la vez que se muestran como apoyo para su pareja.

Diversas causas

Existen diversos factores que pueden causar la infertilidad en los hombres, entre los que son más frecuentes los derivados de infecciones en las glándulas que producen el semen, muchas veces causadas por enfermedades de transmisión sexual, o la llamada varicocele, que consiste en la formación de várices en las venas del testículo.

Otro factor que influye en la fertilidad masculina son los problemas que puedan presentar los propios espermatozoides, los que pueden presentar baja movilidad, lo que impide que puedan llegar al óvulo o también ser escasos en número (menos de 20 millones por milímetro de semen).

Aunque es menos probable, las condiciones genéticas también pueden dificultar la concepción. Estas anomalías pueden presentarse en los genes o cromosomas, o solo afectar a los espermatozoides.

Por otra parte, también existen factores evitables, que son externas, pero que también disminuyen la calidad del semen. Entre estos, los malos hábitos alimentarios, el consumo de alcohol, el tabaco, las drogas y el estrés.

Por su parte, la obesidad y el sobrepeso se asocian a una menor producción de espermatozoides. Ya que una dieta pobre en antioxidantes actúa negativamente sobre el ADN espermático. Luego, el consumo excesivo de bebidas alcohólicas, afecta los niveles de testosterona, además de la calidad y cantidad de los espermatozoides. El tabaco multiplica estos efectos negativos.

Para evitarlo, por tanto, es importante llevar una vida sana, saludable, y sin excesos, teniendo en cuenta también que la ansiedad por la concepción y el estrés experimentado, también pueden ser un obstáculo.