Blog Hombres

Desarrollando la emotividad

La mayoría de los hombres se caracterizan por ser sumamente racionales. Las mujeres los acusan de ser insensibles. La realidad es que no es así, el hombre es emocional pero lo expresa de manera distinta a la mujer.

La emotividad es distinta en el hombre y en la mujer. Estas diferencias deben estar claras y entender que ambos sexos son distintos por naturaleza. Es muy común escuchar a la mujer decir “no entiendo a los hombres” o al revés, escuchar al hombre decir “no entiendo a las mujeres”.

El sexo masculino domina la vida emocional con la razón. Es naturalmente poco emotivo y trata de serlo solamente cuando hay una razón para ello. Algunos consideran que mostrar los sentimientos puede afectar su reputación o su ego, por ello es más interno y profundo. La mujer, frente a la actitud del hombre, lo acusa de “no sentir” o de “no importarle las cosas”.

También se caracteriza por no compartir su vida emocional. Prefiere realizar todo tipo de descargos dentro de su cabeza: llorar, gritar, discutir, rebelarse, etc. Puede estar pasando por un mal momento pero esa situación no lo domina, logra controlarlo. Esto lo lleva a parecer un ser humano frío, silencioso y discreto.

Finalmente, al hombre se le hace muy difícil expresar sus sentimientos y dar a conocer lo que siente. Le cuesta expresarse verbalmente y además no le agrada, menos cuando la mujer lo presiona. Esto dificulta la comunicación y el buen relacionamiento entre ambos.

Lo ideal es que ambos sexos acepten la realidad emotiva del otro, sin llegar a acusaciones y prejuicios que dañen a la otra persona. Así es como se logra una relación, un acercamiento y un diálogo.