Blog Estética

Consecuencias de usar ortodoncia

Muchas son las motivaciones para ponerse brackets hoy en día: lucir mejor, los bajos costos en relación con antaño y la seguridad de los tratamientos. Sin embargo como todo tratamiento médico también tiene ciertas consecuencias negativas, averígualas para evitarlas.

El uso de brackets es una práctica masiva, sobre todo en los adolescentes. Muchas veces los adultos prefieren evitarlo, ya sea por el sentido de la estética, ya sea por temor a que no les resulte o por temor a sus consecuencias. El primer paso para enfrentar el temor es informarse.

La ortodoncia y ortopedia dentofacial son especialidades dentales que incluyen no solo la corrección de la postura de los dientes, sino también su diagnóstico, prevención y el tratamiento de problemas esqueléticos de herencia o desarrollo en la forma de la boca del paciente. Por eso el éxito del tratamiento de ortodoncia depende en gran medida de la buena relación entre el ortodoncista y el paciente. En general, con aquellos pacientes que están informados y tienen buena disposición, pueden obtenerse resultados positivos.

Es importante que se plantee al especialista todas las dudas que puedan surgir antes de iniciar el tratamiento y conocer el propio caso para tomar la decisión correcta.

Todos sabemos que con la ortodoncia se puede lograr una sonrisa perfecta. Sin embargo, como sucede muchas veces en la medicina, existen riesgos y limitaciones en esta práctica. Rara vez ocurre, pero para algunas personas el uso de ortodoncia no es recomendado. En ese caso, en lugar del tratamiento ortodóntico, se pueden tomar otras alternativas.

Si bien los brackets son la opción más segura para corregir la dentadura, los siguientes son riesgos, complicaciones y consecuencias que pueden aparecer durante el tratamiento:

  • Prolongación de tratamiento: esto es lo que sucede más comúnmente. Debido a que todas las bocas son distintas el dentista puede realizar un estimativo pero nunca tendrá total certeza del tiempo que le tomará el tratamiento. Esto también depende de la colaboración del propio paciente cuando, por ejemplo se usan las llamadas “gomitas” para corregir la mordida.
  • Dientes flojos: muchas veces el paciente pide al dentista que el tratamiento sea lo más rápido posible. Aunque parece lo más deseable, la consecuencia de que los dientes se muevan muy rápido puede ser que los dientes se aflojen o incluso que se caigan, algo que a ninguno, ni paciente ni ortodoncista le conviene.
  • Molestias y dolor: cuando los dientes se mueven, sobre todo en el comienzo del tratamiento, esto puede generar ciertas molestias. También, el metal de los brackets muchas veces lastima la boca, para eso el ortodoncista suele regalar a los pacientes unas pequeñas barras de cera dental que ayudan e evitar los roces de los aparatos con el interior de la boca.
  • Extracciones: cuando no hay espacio en nuestros maxilares para que los dientes se muevan y por tanto se enderecen, no queda otra alternativa que extraer algún diente. El dentista es quien suele recomendar cuál sacar según lo que convenga más siempre pensando en la estética de la boca.
  • Caries dental o enfermedad de las encías: ambas enfermedades son causadas por la acumulación de sarro en los dientes y por tanto son completamente evitables. Hay que saber lavar bien los dientes con los aparatos colocados. Muchas veces el ortodoncista sugiere usar, además del cepillo común, un unipenacho, que posee un alambre fino o cerdas finas que ayudan a llegar a las zonas entre bracket y bracket.
  • Recidivas: se trata de dientes que, tras el tratamiento, vuelven a torcerse, debido a que siguen su tendencia natural a volver a su posición. El crecimiento de las muelas del juicio agrava el problema porque muchas veces hacen que todo el resto de los dientes deban moverse para cederles espacio. Para evitar todo esto, luego de removidos los brackets se utilizan aparatos movibles por la noche, que es cuando más se mueven los dientes.
  • Alergias: no es muy común pero debido a que la ortodoncia se hace con acero inoxidable o níquel-titanio, sobre todo este último material puede generar alergias en algunas personas.
  • Necesidad de cirugía: la ortodoncia funciona para enderezar los dientes dentro de la estructura ósea que los soporta. Sin embargo, cuando es la propia estructura del hueso la que está desalineada es necesario recurrir a cirugías. Este tratamiento, denominado cirugía de maxilares u ortognática, no es tan común pero puede ocurrir.

Estar consciente de los riesgos y complicaciones puede ser de mucha ayuda para prevenirse y evitar malas sorpresas. De todas formas hoy en día son más los beneficios que los riesgos y los ortodoncistas cuentan con muchas herramientas que ayudan a efectuar tratamientos más amigables y con mejores resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *