Blog Salud

Como mantener nuestro cerebro joven.

Anteriormente, se decía que las neuronas empezaban a morir durante la etapa adulta. Nuevas investigaciones muestran que todos los días se crean nuevas conexiones sinápticas, además de nuevas neuronas; sin embargo, estas tienden a morir rápidamente si no son estimuladas con regularidad.

Encuentra otros artículos relacionados a Como mantener nuestro cerebro joven. en nuestra sección Salud.
Probablemente, en la edad adulta empezamos a hacer muchas cosas por rutina y no tratamos de utilizar nuevas partes del cerebroaprendiendo nuevas cosas, o haciendo las cosas de una forma diferente. Mantener al cerebro sano, es mucho más que una cuestión de simple biología.
Se necesita tener un estilo de vida saludable, lo que incluye, además de una buena alimentación y una cantidad recomendable de ejercicios, un ejercicio mental diario que no permita que muchas neuronas simplemente se atrofien por falta de uso. Si no puedes recordar que comiste de cena el día anterior, o si te lavaste el pelo o no, estas en graves problemas.
Para mantener un cerebro sano y evitar que este envejezca a un paso lamentablemente rápido, es necesario tener el cerebro activo, ya sea con ejercicios de memoria, crucigrama, acertijos, kokuro o con cualquier otro ejercicio mental de esa clase.
Aunque las causas específicas del Alzheimer y la demencia senil son dudosas, realmentemantener el cerebro sano con un estilo de vida beneficioso puede evitar que estas enfermedades se desarrollen.
También se pueden tomar en cuenta alimentos como las moras y el café, los cuales están probados que reducen el riesgo de desarrollar estas enfermedades cerebrales.
La meditación también es una buena herramienta para tener un cerebro sano, ya que esta relaja al cuerpo y permite que el cerebro limpie todas las ideas perniciosas que se acumulan diariamente en el mismo. Por supuesto, actividades como aprender un nuevo idioma, hacer cosas diferentes para salirse de la rutina, y leer cosas diferentes ayuda a mantener la salud del cerebro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *