Blog Salud

Como encontrar nuestra fuerza interior

Mucha gente piensa que el mundo se divide entre los que son fuertes y los que son débiles. O entre los que poseen una resistencia tal que les permite sobrellevar cualquier dificultad y los que poseen una vulnerabilidad casi comparable con la que podría sentir un niño en medio de una muchedumbre.

Pero, ¿cuáles son las causas que explican un tipo de personalidad u otro? E incluso: ¿puede fortalecerse una persona débil de ánimo?

La personalidad no es sólo una cuestión genética sino que también responde a la historia de  cada ser humano, su entorno y sus experiencias, entre muchas otras cuestiones. Por lo tanto,  las razones de por qué un hombre o una mujer es fuerte y resiste con firmeza las más duras  adversidades que la vida pueda presentarle, sólo podrían explicarse analizando prolijamente  cada etapa de su vida.
Sin embargo, la mayor parte de los especialistas en psicología de la personalidad, revelan que el nivel óptimo de fortaleza reside,  generalmente, en aquello que todos buscamos afanosamente y que a veces hallamos, el estado de  equilibrio.
Todos los seres humanos buscamos nuestro bienestar de manera instintiva y casi natural.
Cuando nos encontramos pasando por un mal momento o atravesamos una etapa difícil, probamos  distintos caminos: nos evadimos con nuestros pensamientos, buscamos otras emociones, asistimos  a un templo religioso, nos refugiamos en nuestro trabajo o nos matamos haciendo gimnasia.
Para la psicología el equilibrio es un estado de salud, la carencia de enfermedad; pero,  pretender definirlo es como querer explicar la perfección y ello, es imposible.
El escritor Robert Fisher aconseja, como primer paso para avistar nuestra fuerza interior,  aprender a aceptar la realidad tal como es, ya que de esa manera se tendrán menos decepciones.
Cuando se asume que el equilibrio no es un estado que se posee sino que así como sucede con  la felicidad aparece por chispazos, entonces se está preparado para comenzar el trabajo con  uno mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *