Blog Estética

Cómo cuidar y evitar los labios resecos

Obviamente, lo primero que tenemos que hacer es cambiar los hábitos que llevan a nuestros labios agrietarse, como por ejemplo morderse los labios o respirar por la boca.

Los labios también se agrietan por el frí­o, el viento, una exposición prolongada al sol sin protector, beber poca agua o por falta de vitamina A, entre otras causas.

Sin embargo, hay muchas maneras de cuidarlos que ayudarán a reducir las molestias de los labios resecos y agrietados:
Pinta los labios con frecuencia. La mayorí­a de los labiales actuales contienen fórmulas que evitan que se agrieten, y poseen vitaminas y ácidos grasos esenciales.

Evita el uso de los lápices indelebles porque tienden a resecar más la piel. Usa humectantes que tengan protector solar.

Usa protector labial y renuevalo cada tanto, por ejemplo, luego de beber.

Por la noche, puedes usar cremas para el contorno de los labios o manteca de cacao, con esta costumbre, tus labios amanecerán hidratados. Si ya los tienes agrietados, puedes curarlos extendiendo sobre ellos una fina capa de miel varias veces al dí­a.

Prueba cual es el mejor remedio para tu caso, pero si la situación persiste por un tiempo prolongado, no dudes en consultar a un médico.