Blog Buen comer

Comer con frío

El invierno invita a que comamos en mayor cantidad. No hay ninguna razón por la que esto suceda.

Tal vez sea un instinto animal de comer para sobrevivir al frío, o tal vez comidas con alto nivel calórico estén más disponibles para nosotros e inconscientemente las elegimos. Existe también una relación entre el estado de ánimo e invierno, en este período es cuando nuestro ánimo suele estar más bajo.

Algunos estudios indican que en invierno ingerimos aproximadamente 200 calorías más que en las demás estaciones del año ¿Quién puede negarse a un plato caliente un día de frío? Algunos alimentos nos ayudan a pasar mejor esos días, pero debemos saber que hay muchas opciones sanas que también lo hacen y que además son deliciosas.

Aquí van algunos tips para mantenernos saludables e igualmente disfrutar de las comidas de invierno:

Tomar sopa de vegetales: La sopa es un plato caliente y rico que además, si la tomamos antes de las comidas, disminuyen nuestro apetito para el plato principal. Incluso están a nuestra disposición las sopas instantáneas. Igualmente debemos evitar las sopas crema.

No abandonar las verduras: Vegetales como el zapallo, el calabacín, el boniato, la papa son excelentes para un buen puchero o para acompañarlas con carnes. En el caso de los vegetales con almidón como la papa se debe tratar de consumir con moderación porque su valor calórico es alto.

Beber té o café: Añadir en lo posible endulzantes no calóricos. Estas bebidas también requieren moderación pero no engordan tanto y suelen quitarnos el frío. Debemos tener infusiones diarias de 2 litros por día de agua, por eso el té y el café pueden ser una de las formas en las que nos hidratemos.

Comer legumbres como las arvejas, las lentejas: Son ideales para cocinar un exquisito guiso. Debemos aprender a combinarlas de forma tal que podamos consumir este plato típico de invierno, pero que no nos engorde tanto. Alternar su consumo es una buena opción, es decir, reservarlo para un día a la semana y no más de eso. También elegir una legumbre, dos verduras y un tipo de carne, no es necesario añadir embutidos. La medida de legumbres recomendable es una taza.

Frutas como colación: Al estar fuera de nuestros hogares gran parte del día, las frutas antes de una comida principal ayudan a que no tengas tanta hambre al momento de llegar a casa y no “ataques la heladera” ni los platos calientes.

Consumir carne: El pollo o vacuno sin grasa, se pueden consumir 2 veces a la semana sin problemas.

Estos tips y tu fuerza de voluntad te guiarán al buen comer, sin dejar de lado algunas comidas típicas de invierno. La clave es la moderación y el saber guardar algunos platos para determinados momentos. Hay muchísimas recetas en la web para cocinar y no alejarnos de estos tips saludables ¡A vivir este invierno de forma saludable!