Blog Buen comer

Claves para comer bien en la oficina

Se acerca el verano y todas buscamos soluciones mágicas para un cuerpo perfecto. Pero no las necesitas, basta con seguir estos sencillos consejos que te aseguren una alimentación saludable en el trabajo.

La velocidad del día a día y el poco tiempo que tenemos para comer en horario de oficina nos hace alimentarnos mal en el almuerzo. Sigue estos tips de cómo aprovechar tu recreo para comer y que se convierta en una pausa saludable.

Ansiedad. Durante el horario de trabajo, muchas veces sentimos ansiedad por comer, ¿cómo evitarlo? La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, María Luisa Hervías, recomienda algunas cosas. Lo mejor que se puede hacer es, dentro de lo posible, cambiar alguna actividad, porque la ansiedad suele venir como consecuencia del estrés. Llamar a alguien, caminar un poco o conversar con los compañeros son buenas opciones para reducir la ansiedad. Si lo que no puedes evitar son las ganas de comer, también ofrece algunos tips. Cuando sientas ganas de ingerir alimentos, pero no hambre, toma agua en su lugar o lleva tentempiés saludables, como por ejemplo, apio, zanahoria o fruta picada, yogurt o frutos secos.

Otra solución muy importante y la más saludable es el ejercicio; realizar actividad física un par de veces por semana alivia el estrés y disminuye los episodios de ansiedad. Esta es la clave para calmar la ansiedad, lograr una alimentación saludable y estar bien. Por eso, es importante no dejar de lado la actividad física y, aunque sea, tomarse el tiempo de subir escaleras o disfrutar una caminata.

Tentempiés saludables. Fruta, verduras como el apio, zanahoria,escarola, remolacha cruda, queso, jamón y yogur son excelentes opciones para coaliciones que te quiten la ansiedad. El horario ideal para consumirlos es entre una comida y otra, por ejemplo, unas horas después del desayuno pero antes del almuerzo. También es recomendable tener un aperitivo antes de ir al gimnasio, por lo menos una o dos horas antes de la actividad física.

Hábitos saludables. Se puede tener una alimentación saludable en el trabajo cambiando algunos hábitos diarios. Es importante que la alimentación siga horarios establecidos y no se salte ninguna instancia. Nunca olvides desayunar y tómate el tiempo para almorzar en forma calmada. La dieta ideal debe incluir dos porciones de verdura y tres de fruta, legumbres al menos dos veces por semana, carne, de preferencia pescado. También es necesario disminuir el consumo de sal, evitar la comida chatarra y el consumo excesivo de azúcar.

Otro punto importante es la hidratación. Beber agua constantemente te mantiene hidratado, lo que ayuda a concentrarse mejor. Además, de esta forma se evita confundir la sed con hambre. Lo ideal es el agua pura, pero se puede agregar también jugo de limón, naranja o pomelo para darle sabor. Lo que no se recomienda son los refrescos con gas o azúcar agregada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *