Blog Fitness

Boot Camp: la nueva tendencia en fitness

Inspirado en el entrenamiento militar, el boot camp se establece como deporte de moda entre las prácticas de fitness, superando en popularidad al Pilates.

El boot camp es un ejercicio grupal de acondicionamiento físico, que aplica el entrenamiento de los marines a rutinas pensadas para el público común. Originario de Estados Unidos, este tipo de entrenamiento se ha introducido con fuerza en América Latina, donde se instala como uno de los deportes de moda.

¿En qué consiste?

Mediante ejercicios de tipo militar, como trepar árboles, cargar gomas, trepar cuerdas y cortar leña con hachas, se logra trabajar la figura y mejorar la fuerza y la resistencia. Las rutinas se realizan al aire libre, en diferentes estaciones de trabajo. Incluyen ejercicios de velocidad, flexibilidad y fuerza usando el propio peso, además de ejercicios clásicos como correr, hacer flexiones o abdominales.

Lo recomendable es realizar sesiones de 45 minutos, tres veces por semana, aunque si se es principiante, lo mejor es comenzar ligero y no auto exigirse más de lo que el cuerpo puede aguantar. Sea cual sea tu estado físico, el estiramiento antes y después del entrenamiento es fundamental. Se debe dedicar el tiempo necesario para realizar un precalentamiento que ayude a evitar lesiones.

La rutina de ejercicios se ofrece para dos niveles de capacidad: el nivel básico apunta a personas con poco o nada de preparación física. Las sesiones duran como máximo una hora y el nivel de exigencia es menor. El nivel de capacidad avanzado está pensado para aquellos que ya tienen una base aeróbica, y ofrece un nivel de exigencia alto, en sesiones de una hora y media. Se espera que los participantes que comienzan en el nivel básico, logren llegar gradualmente al nivel avanzado.

Beneficios

La gran exigencia física de esta práctica se ve reflejada en los múltiples beneficios que trae. No solo permite bajar de peso y reducir la masa corporal, también ayuda a ganar resistencia, fuerza y a mejorar el estado físico. Una gran tonificación muscular se da como resultado de este arduo entrenamiento.

El boot camp tiene un importante efecto en la fuerza de voluntad y el desarrollo de la disciplina. También puede ser una solución a problemas de sueño o ansiedad, debido a que proporciona un incremento en el nivel de energía. Reduce el riesgo de contraer enfermedades, mejorando el sistema inmunológico. Al ser una práctica con fuerte énfasis en lo grupal, refuerza la camaradería y el trabajo en equipo. Además, es muy divertido y permite disfrutar de un rato al aire libre.

Hay que tener en cuenta que, al igual que cualquier tipo de ejercicio, los resultados no son inmediatos. En general, comienzan a percibirse resultados concretos a partir de la tercera semana.

¿Para quién?

Como se mencionó antes, existen diferentes niveles de capacidad, por lo que no tener un entrenamiento deportivo previo, no es un impedimento para empezar con el boot camp. Aun así, no es para cualquiera. Su alto nivel de exigencia requiere de mucha disciplina y fuerza de voluntad, aunque la dinámica grupal ayuda en este punto. La capacidad cardiovascular también es fundamental, ya que se queman muchas calorías por sesión. El boot camp es ideal para aquellas personas que se aburren de los típicos gimnasios y buscan una motivación extra.