Blog Estética

Blanca y radiante sonrisa

Si queremos lucir un rostro espléndido podemos aplicar todos los conocimientos sobre maquillaje, pero si no contamos con una bella y blanca sonrisa, el efecto no será logrado del todo, para lograrla y tener una correcta higiene bucal, podemos poner en práctica algunos sencillos trucos.

El tomillo y la salvia son ideales para limpiar y desinfectar la boca. Debemos dejar secar algunas hojas y machacarlas, o comprarlas secas y molerlas, para aplicarlas en la dentadura con el cepillo apenas húmedo, o bien mezcladas con la crema dental. La sal fina hogareña también ayuda a blanquear los dientes, y además, ayuda a fortalecer las encías.

El limón, por su parte, ayuda a dejar nuestros dientes blanquecinos y brillantes. Un tip: dos a cuatro veces por semana, y luego de la higiene bucal, colocar unas gotas de jugo fresco de limón sobre el cepillo, y repasar el mismo sobre la dentadura para dejarla blanca y radiante. Este jugo también ayudaría a eliminar las manchas producidas por el tabaco, el café y las infusiones. También se puede utilizar ralladura de piel de naranja sobre la crema dental para blanquear los dientes.

Sin embargo, el gran aliado para la limpieza bucal es el bicarbonato de sodio. Podemos reforzar la crema dental con un poco de bicarbonato, o bien aplicarlo sobre el cepillo apenas húmedo, luego del cepillado habitual. Este simple truco es por demás efectivo, y podemos hacerlo con la regularidad que queramos.

Con estas sencillas rutinas podremos mejorar ampliamente el aspecto de nuestra sonrisa. Se trata de trucos sencillos, prácticos, veloces y muy económicos. Ya no hay excusas para no lucir dientes blancos, sanos y espléndidos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *