Blog Fitness

Bicicleta versus bicicleta estática

La bicicleta es una de las máquinas preferidas de las mujeres para hacer ejercicio. Cuando se asiste a un gimnasio se usa una fija, sin embargo, si se sale a ejercitar al aire libre se prefiere la bicicleta común. Te contamos en qué se diferencia una y otra.

El pedaleo es un excelente ejercicio cardiovascular que permite tonificar toda la parte inferior del cuerpo. Además es un ejercicio fácil de hacer y apto para la mayoría de las personas ya que se está sentado mientras se realiza. Por eso, sobre todo se recomienda el uso de la bicicleta a personas con problemas de obesidad, por supuesto acompañado de un buen plan nutricional.

Más allá de eso, casi todo el mundo usa la bicicleta en sus distintas versiones. Las dos más comunes, por lo baratas y accesibles, son la bicicleta de dos ruedas que se usa como vehículo y la bicicleta estática para ejercitarse.

Actualmente es impensable un gimnasio sin este último tipo, mientras que cada vez en las grandes ciudades se crean ciclovías para que más gente use las bicicletas como un medio de transporte saludable y ecológico.

Cuando pensamos en cuál es mejor o peor pensamos en las conveniencias. Si es cierto que el clima es un factor influyente a la hora de tomar la decisión de ejercitarse con la bicicleta fija, también es cierto que muchas veces es el propio tiempo, cuando está soleado, que hace que uno se decida por salir a andar en bici.

Por otra parte, el esfuerzo físico que se hace con un rodado es casi siempre mayor. Esto se debe a que son pocas las bicicletas fijas que pueden simular completamente las dificultades con las que se corre cuando se maneja en la calle (como son las pendientes, el viento o los diferentes terrenos).

Pero, a su vez, esto mismo hace que la bicicleta fija cuide más las articulaciones y la posición del cuerpo en general, pues están específicamente diseñadas para esto.

Tanto el otro tipo de bicicleta, como máquinas, como la caminadora, que también implican actividades aeróbicas de alto impacto, pueden ser más perjudiciales para la postura.

Además, la bicicleta estática, a diferencia de la común, te indica muchas veces el tiempo que llevas ejercitándote, las calorías que llevas quemadas y varios otros indicadores.

Sin embargo, esto mismo causa que requiera de algún tipo de energía para funcionar, lo que hace que su gasto sea mayor. En contraste, la bicicleta al aire libre es completamente ecológica y funciona solamente gracias a la energía corporal, lo que la vuelve sumamente eficiente.

Todo depende de las preferencias de quien se ejercita: si lo que se quiere es entrenar para una carrera siempre se debe preferir la bicicleta común. Mientras que si se quiere leer mientras se hace ejercicio lo mejor es usar la bicicleta fija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *