Blog Sexo

Algunas verdades sobre las pastillas anticonceptivas

A pesar de que los anticonceptivos orales se inventaron en la década del 60, todavía existe mucha confusión e incluso miedos alrededor de su uso. En Vida Plena te develamos algunos mitos sobre estos fármacos.

Las preguntas sobre cómo funcionan o qué tan efectivas son las pastillas anticonceptivas suelen ser frecuentes, sobre todo al comenzar a usarlas. Esto se da por la cantidad de información que hay sobre ellas, lo que dificulta a veces la decisión de consumirlas o en caso de hacerlo, cómo utilizarlas.

¿Qué son?

Unas pastillas de uso diario que controlan el funcionamiento de los ovarios y el útero, como una forma de prevenir el embarazo. Su composición se basa generalmente en una combinación de estrógenos y progesterona que sirven para prevenir la ovulación, además de engrosar la mucosidad del cuello del útero. Esto último dificulta el que los espermatozoides lleguen al útero y por tanto también el que puedan fecundar cualquier óvulo que se haya liberado.

Mitos y verdades

El primer mito a considerar es el que propone que las pastillas son efectivas en un cien por ciento para prevenir el embarazo. Si bien el porcentaje se acerca mucho, con un 99,9% de efectividad, esto se da cuando se toman correctamente, pero si se olvidan durante más de dos días o se combinan con algún otro medicamento que anule sus efectos, existe el riesgo de quedar embarazada.

Otro de los mitos a revelar es aquel que afirma que todas las pastillas anticonceptivas son iguales. Esto se logra desmentir fácilmente, desde el momento que existen algunas que se toman todos los días durante el ciclo de la menstruación, es decir durante veintiocho días, mientras que con otras se deben tomar veinte y un días y se descansa durante una semana. Por otra parte, existen pastillas que se toman durante noventa y un días seguidos, de las cuales ochenta y cuatro son lo que se llama pastillas activas y las siete restantes son las denominadas placebo o inactivas, y por lo tanto a pesar de que se esté tomando las pastillas esos siete días se constituyen como un descanso. En general estos fármacos contienen estrógenos y progesterona, pero existen también las llamadas mini píldoras que solo contienen el primero de ellos.

Por otra parte, más allá de las diferencias en cuanto al período del tiempo por el que se toman, las pastillas, sobre todo al hablar de diferentes marcas, suelen tener también composiciones distintas. Esto quiere decir que se forman a partir de distintas dosis de cada hormona ya que, al tener cada mujer sus particularidades, necesitan de composiciones distintas para que las pastillas surtan el efecto deseado. Por tanto, antes de comenzar a tomarlas siempre es bueno consultar con un ginecólogo.