Blog Tendencias

Adiós al blanco

Muchas novias deciden dejar de lado el tradicional blanco para incluir en sus vestidos detalles de colores. Otras, prefieren los tonos en crema. Pero, las más arriesgadas se animan a llevar vestidos que van desde el negro hasta el amarillo.

Los vestidos de novia de color van ganando su lugar en las pasarelas y también en las ceremonias. Diseñadores como Oscar de la Renta, Douglas Hannant, Rosa Clará o Raimon Bundó son algunos de los que han dado el primer paso hacia los colores, una tendencia en el 2017.

Con el paso del tiempo, cada vez son menos las mujeres que optan por usar el blanco inmaculado en el gran día. Los tonos en crema o marfil hace tiempo que tomatón protagonismo, pero ahora también se han visto desplazados por tonos más atrevidos. Igualmente, dentro de los nuevos preferidos se encuentra el rosado, el que han usado celebridades como Gwen Stefani, Jessica Biel y Anne Hathaway.

Sin embargo, otras famosas han dado el gran paso hacia el color. Tal es el caso de Shanae Grimes quien eligió un vestido de Vera Wang, con falda de tul, en tonos de gris y negro. Por otra parte, Liz Taylor y Amber Tamblyn escogieron el amarillo.