Blog Estética

Adiós a las ojeras

En Vida Plena te proponemos algunas soluciones para eliminar las bolsas debajo de los ojos.

Las ojeras son unas antiestéticas bolsitas que aparecen debajo de los ojos con las que la mayoría hemos tenido que lidiar alguna vez. Su aparición se deba a la mala circulación sanguínea y al adelgazamiento de la piel alrededor de los ojos. Cuando la sangre entra en contacto con el tejido capilar libera hemoglobina, lo que produce el color morado o negro alrededor de los ojos.

Las razones de que suceda esto pueden ser varias, pero por lo general se debe a la falta de sueño o cansancio. Otros factores influyentes pueden ser la edad o un estilo de alimentación poco saludable. Existen también un tipo de ojeras consecuencia de una herencia genética; esas son las más difíciles de quitar.

Existen diferentes remedios para combatir los distintos tipos de ojeras. Pero como siempre es mejor prevenir que remediar, una sencilla práctica para reducir su aparición es lavarse la cara con agua fría nada más levantarse.

Para las ojeras con forma de bolsita que sobresale de los ojos, es recomendable aplicar algún tipo de antiinflamatorio que ayude a drenar el líquido de las bolsas hacia los lagrimales. Hay muchos antiinflamatorios naturales que pueden aplicarse fríos o calientes. Entre los fríos, el más conocido es el pepino; corta varias rodajas y déjalas reposar en agua con hielo para que enfríe, luego aplícala en las bolsas de los ojos. Es importante cambiar los pepinos cuando empiezan a perder temperatura, para mantener los ojos siempre frescos.

Otro efectivo antiinflamatorio, que puede aplicarse tanto tibio como caliente, son las compresas de té. Sin embargo, si tu piel tiene una pigmentación blanca, corres el riesgo de oscurecer la zona del ojo por el color del té.

Cualquiera de estos dos remedios apuntan a reducir la inflamación de los ojos y serán muy efectivos para combatir las ojeras.

El otro tipo de ojeras aparece como pigmentación grande y oscura alrededor de todo el ojo; por lo general se trata de un problema genético, por lo que su eliminación es casi imposible. En este caso, la única solución posible es utilizar corrector de ojeras. Pero, ¿cómo elegir el correcto? Hay una gran oferta de marcas y presentaciones, por eso, es importante tener en cuenta algunas cosas antes de comprar. Es importante considerar el color de las ojeras para elegir el color del corrector, ya que este tiene que dar un contraste. Para ojeras moradas, el corrector debe tener amarillo; las azules se contrarrestan con naranjas; y en las café se debe aplicar un corrector de la tonalidad de tu piel (preferiblemente del tono de los pómulos). Finalmente, es importante sellarlos con un polvo translúcido.