Blog Estética

Acupuntura antiage

¿Quieres verte más joven pero le tienes terror a la cirugía? Esta técnica anti envejecimiento atenúa arrugas, suaviza manchas y otorga brillo a la piel con resultados visibles desde la primera sesión.

Muchos de nosotros nos preguntamos qué hacer con la llegada de las arrugas y líneas de expresión. La piel refleja nuestro estado interior. Es la comunicación con el exterior y una protección natural contra las agresiones externas. El rostro representa la totalidad corporal, tanto física como emocional, siendo además la única zona del cuerpo donde se encuentran reflejados todos los órganos de los sentidos.

El mundo de hoy nos ofrece un millón de posibilidades para acabar con este problema. Entre marcas de cremas antiage y tratamientos estéticos hay mucho para elegir. Pero hoy la nove­dad viene de la mano de una técnica milenaria: la acupuntura. Se trata de una técnica que forma parte de la medicina tradicional china. Se ha desarrollado durante más de 3.000 años y ha logrado beneficios físicos y psicológicos. Actualmente sus efectos estéticos han hecho que muchas celebridades se sometan a este tratamiento para combatir las arrugas. Este tratamiento también funciona con muy buenos resultados en otras zonas del cuerpo como en la papada, bolsa debajo de los ojos, ojeras y cuello.

¿Cómo funciona?

Sin necesidad de aplicar rellenos, pasar por el bisturí o someterte a la luz del láser, la acupuntura logra, a través de la aplicación de agujas en puntos clave, por un lapso de tiempo determinado, suavizar líneas de expresión y atenuar manchas, ilumi­nando el rostro. Se enhebra el pliegue de la arruga, colocando la aguja a poca profundidad. De esta manera la aguja va fabricando una cicatriz. En lugar de inyectar colágeno, esa cicatriz, que es imperceptible, se retrae y levanta el nuevo tejido.

Si deseas realizarte este tratamiento es recomendable que pidas cita con tiempo. Se requiere de una primera visita en el que se analizará tu tipo de piel y tratamiento requerido. Para que los efectos sean óptimos, son necesarias entre 8 y 12 sesiones para obtener resultados claramente visibles.