Blog Fitness

Abuelos en forma

La tendencia por el fitness está cada vez más distendida también en los adultos mayores. El aumento de la esperanza de vida, y con él la búsqueda de una mayor calidad, trae consigo una mayor participación de los abuelos en las actividades físicas.

La imagen de la abuela sentada en el sillón tejiendo es cada vez menos común; ahora es muy posible encontrarla haciendo Pilates o senderismo. Es un hecho que en nuestro país, como en muchos otros, la población está cada vez más envejecida, pero al tiempo que aumenta el número de personas mayores, sube también la cantidad de miembros de este grupo que quiere ejercitarse y tener un estilo de vida saludable.

Mantenerse en forma en la tercera edad tiene múltiples beneficios; además de que el ejercicio es una excelente forma de ocupar el tiempo, también ayuda a la protección contra múltiples afecciones típicas de la edad, como osteoporosis, ataques cardíacos o apoplejías. Otros beneficios son:

  • Mayor movilidad y menos caídas.
  • Mayor independencia: sentirse obligado a depender de otros puede resultar molesto para muchas personas. El buen estado físico proporciona mayor autonomía y libertad para hacer lo que desee sin ayuda de nadie.
  • Interacción: el aislamiento es un problema creciente entre los miembros mayores de nuestra sociedad.

Dieta. Es la clave y el punto de apoyo para una vejez sana. Una dieta adecuada y balanceada se compone esencialmente de cinco piezas de vegetales y frutas por día, alcohol con moderación, no fumar, poca sal en las comidas, pescado una vez por semana, agua y aceite de oliva.

Ejercicio. La buena alimentación por sí sola no alcanza. Puede ayudar a la salud del organismo, pero para tener resultados y mantener el cuerpo desoxidado, el ejercicio físico es fundamental. Yoga, Pilates, aerobic de bajo impacto o bicicleta son buenas opciones para los adultos mayores. No es necesario llegar a extremos como entrenar para una maratón, pero sí mantener un ritmo con una rutina semanal. Esto nos mantiene flexibles, nos da resistencia y mejora la condición cardiovascular.

Gimnasia mental. El cuerpo no es el único que necesita mantenerse en forma, la mente también requiere ejercitarse. Está probado que la lectura, los crucigramas son buenas prácticas para la salud mental. De la misma forma, encontrarse y conversar regularmente con otras personas retrasa la pérdida de funciones intelectuales. El cerebro también es un músculo, por los que, como todos, necesita ser trabajado para no perder facultades.