Blog Salud

A tomar la leche

El consumo de leche en los niños es fundamental para su crecimiento, pero, ¿se debe continuar con este hábito en la edad adulta?

Los lácteos tienen especial importancia en la niñez porque juegan un papel elemental en el crecimiento, pero consumo sigue siendo necesario y recomendable en la adultez.

Aunque existen muchas discrepancias sobre lo sano o lo perjudicial que puede ser la leche para los adultos, Bernardita Vignola, nutricionista de Clínica Santa María, asegura que los lácteos son necesarios debido a su importante aporte de calcio, esencial para la salud ósea y dental.  Los lácteos son irreemplazables debido a su alto valor alimenticio; no existe un sustituto capaz de suplir todos los nutrientes que aportan por sí solo.

No hay que perder de vista que gran parte de la población mundial es intolerante a la lactosa, incluso sin saberlo, pero esto no significa que deban abandonar el consumo de leche. Existen diferentes opciones, como la leche baja en grasa o sin grasa que pueden reducir los síntomas de intolerancia. Los quesos, yogures o el helado son otras alternativas, ya que contienen menores niveles de lactosa que la leche. La recomendación general es el consumo de lácteos descremados, yogur con un bajo aporte de grasa y azúcar, y quesos frescos, como explica la nutricionista Pía Villarroel.

Para los veganos también existen alternativas para reemplazar el producto de origen animal, aunque no aportan la misma cantidad de calcio que la leche de vaca por lo que deben consumirse en mayor cantidad. La leche de almendras aporta proteínas, minerales, vitaminas y fibra, mientras que el calcio puede encontrarse en pescados como la sardina, frutos como las almendras o avellanas y semillas como el sésamo o la chía.