Blog Sexo

7 ideas contra la monotonía

La rutina en la pareja puede afectar también la calidad de la vida sexual. Te proponemos siete posibles soluciones para devolverle pasión a tu cama.

  1. Escapada de fin de semana. Improvisa un viaje o salida romántica para pasar dos días sin las tareas diarias que congelan la relación entre las sábanas. Es una excelente ocasión para pasar tiempo juntos y tenerse uno al otro a entera disposición
  2. Sin planes. Solemos tener nuestras semanas planificadas, lo que hace que repitamos todas las semanas lo mismo. Planificar no es malo, pero un toque de improvisación es necesario. Dale una oportunidad a la espontaneidad para que no se apague la pasión.
  3. Actividades en pareja. Compartir una actividad o un deporte juntos puede ser útil para combatir la monotonía. La originalidad también ayuda; elijan algo fuera de lo común para hacer juntos, como salto en paracaídas. La complicidad que se genera en este tiempo juntos se traduce también en el plano sexual.
  4. Creatividad. Añádele un poco de emoción al sexo con ideas creativas. Prueben cosas nuevas, compra lencería o lo que sea para salir de lo cotidiano.
  5. Comunicación. Para que la pareja funcione tiene que haber comunicación. Pueden incentivarla con prácticas como, por ejemplo, una comida por semana dedicada a comunicarse. No solo hablar; los niños deben estar acostados y la televisión apagada, para crear un verdadero diálogo.
  6. Detalles. Hay muchas ocasiones en las que pueden darse pequeñas muestras de cariño que se salgan de la rutina. Un regalo inesperado, un masaje o una cena a la luz de las velas. Todas esas ideas mantienen la seducción y el interés en la pareja. Pueden, por ejemplo, encontrarse a la salida del trabajo para tomar algo juntos y evitar la monotonía.
  7. Darse espacio. Aunque las ideas anteriores apuntan a pasar tiempo juntos para avivar la relación, también es preciado el tiempo separados.No tienen por qué hacer todo los dos; una noche de fútbol o una tarde de shopping con amigas, lejos de la pareja, son necesarios para no agobiarse el uno al otro. Esos momentos que pasen uno lejos del otro hace que se extrañen y quieran estar juntos, con la misma chispa con la que empezaron la relación.