Blog Entretenimiento

Frágiles como todos

Las grandes celebridades también son humanos, y a veces tienen que lidiar con enfermedades. Aquí te contamos cómo logran compatibilizar sus aflicciones con el trabajo que los llevó al estrellato.

1. Kylie Minogue

La cantante australiana se encontraba en el auge de su carrera cuando se enteró de que padecía cáncer de mama. Sin desanimarse, se tomó un tiempo fuera de la esfera pública para someterse a quimioterapia y varias cirugías, y tras dos años de ausencia regresó a los escenarios.

2. Daniel Radcliffe

Gracias a Harry Potter el nombre de Radcliffe es conocido en todos los rincones del planeta, pero pocos saben que el actor sufre de dispraxia, una inusual alteración motriz que le impide realizar movimientos básicos, como atarse los cordones o hablar correctamente. Muchas veces esto se confunde con actos torpes, por lo que cuesta dignosticarlo, sin embargo esto no ha afectado la vida de Radcliffe, quien se presentó hace pocos días en el festival de cine de Toronto para el estreno de su última película Horns.

3. Bill Clinton

El ex presidente de los Estados Unidos es más recordado por el escándalo en el que estuvo envuelto por su relación con Monica Lewinski que por su mandato. Si bien su esposa, Hillary Clinton, lo perdonó por sus indiscreciones, parece que la vergüenza no quiere abandonarlo, él padece rosácea, una enfermedad que se caracteriza por el entojecimiento del rostro.

4. Michael J. Fox

El jóven que se hizo mundialmente famoso por interpretar a Marty McFly en la trilogía de Volver al futuro hizo público que sufría de Parkinson en 1998. Esta enfermedad degenerativa, que produce alteraciones en el funcionamiento corporal y cognitivo, lo obligó a alejarse de la actuación, pero continúa ligado al mundo del cine a través del doblaje de voces y por invitaciones a participar de series, como la popular Scrubs.

5. Seal

El cantante británico y ex de la top model Heidi Klum se caracteriza, entre otras cosas, por las cicatrices en su cara, producto del lupus. Esta enfermedad hace que el sistema inmune ataque al tejido conjuntivo de órganos como el corazón, los pulmones, la piel y las articulaciones, afortunadamente para él, su dolencia solo afectó parte de su cara.

6. Catherine Zeta-Jones

La famosa actriz fue diagnosticada hace veinte años por desorden bipolar, que hace que la persona que lo tiene pase fácilmente de la alegría a la tristeza de un modo mucho más marcado que quienes no presentan esta condición. Esta enfermedad la ha obligado a internarse más de una vez en centros psiquiátricos.

6. Pamela Anderson

La ex conejita Playboy y actriz de la serie Baywatch sufre de hepatitis C desde hace 11 años. Contrajo la enfermedad por compartir una aguja de tatuar con una persona que padecía el mismo mal. Esta afección hace que el hígado se inflame y no funcione correctamente.

7. Allan Pineda

El cantante de los Black Eyed Peas, más conocido como Apl.de.ap, tiene una enfermedad llamada nistagmo, que hace que mueva involuntariamente los ojos de forma espontánea, por eso siempre se lo ve usando lentes oscuros.

8. Halle Berry

La ganadora del Oscar padece una enfermedad que si no se controla puede ser mortal: diabetes mellitus tipo 1, y recién lo supo luego de entrar en un coma diabético cuando grababa una serie.

9. Bruce Willis

Es duro de matar, pero aún así tiene problemas. El actor es tratamudo desde pequeño, pero en sus películas no se nota porque tiene que memorizar los guiones de las películas y no improvisa mucho, por lo que el tartamudeo no se hace tan evidente.

10. Wynona Ryder

Fue una de las actrices más taquilleras de los 90′s, protagonizando películas de culto como Heathers, o ganadoras de premios como Girl, interrupted, junto con Anjelina Jolie. Sin embargo, su carrera cayó por un pozo cuando la atraparon robando una tienda de Beverly Hills. En ese momento se descubrió que era cleptómana y adicta a los tranquilizantes. Los ataques de ansiedad han sido otro dolor de cabeza para ella. Esos problemas la pusieron en la lista negra de Hollywood durante años, pero últimamente ha conseguido roles en películas taquilleras, como un papel pequeño en El cisne negro.