Blog Buen comer Salud

24 alimentos anticancerígenos

La buena alimentación genera beneficios en el cuerpo tanto a corto como a largo plazo. Para ello hay que saber qué consumir. Te traemos esta pequeña lista de sugerencias que van desde tomates hasta vino para la prevención del cáncer.

Hoy en día la comunidad científica en general acepta unánimemente que el cáncer puede prevenirse si se lleva a cabo una dieta sana. Lo que comemos puede dañarnos pero también ayudarnos. De acuerdo con la Institución Nacional del Cáncer (Estados Unidos) al menos un tercio de las muertes por cáncer están relacionadas con la dieta.

Por eso, se han estudiado los beneficios de ciertos alimentos en el organismo y se llegó a comprobar la efectividad anticancerígena de al menos 24 de ellos:

1. Las paltas: Son ricas en glutatión, que es un antioxidante poderoso que ataca los radicales libres en el cuerpo porque bloquean la absorción intestinal de ciertas grasas.

2. El brócoli, el repollo y la coliflor: tienen un compuesto químico que se llama indol-3-cardinol que puede combatir el cáncer de mama. Además, las coles poseen sulforafano fitoquímico que ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer como el de colon y recto. Entre más amargo el brócoli más glucorafanina, de donde proviene el sulforafano fotoquímico.

3. Las zanahorias: poseen una gran cantidad de betacaroteno, que puede ayudar a reducir los cánceres de pulmón, boca, garganta, estómago, intestino, vejiga prostática y mama. Aunque hay algunas investigaciones que indican que comer zanahorias puede producir cáncer, esto se da si se consume en cantidades excesivas de entre 2 a 3 kilos diarios. También es importante comerlas crudas ya que sus propiedades se pierden al ser cocinadas.

4. Los pickles: son ricos en capsaician, sustancia que neutraliza las nitrosaminas que causan el cáncer de estómago.

5. Los higos: contienen un derivado del benzaldehído que es altamente eficaz en la reducción de tumores, según investigaciones del Instituto de Investigación Física y Química de Tokio.

6. La linaza o semilla de lino: es un antioxidante natural y además es rica en ácidos grasos como omega 3, que protegen contra el cáncer de colon y enfermedades cardíacas.

7. El ajo: el compuesto allium-inmune que posee, hace que las células inmunes que combaten el cáncer se activen en mayor medida y así bloquean el crecimiento de las células cancerígenas.

8. Los cítricos: pomelos, naranjas y otros cítricos contienen monoterpenos, compuesto que ayuda al cuerpo a expulsar los agentes cancerígenos de su interior.

9. Las uvas rojas: contienen bioflavonoides, poderoso antioxidante que actúa en forma preventiva. Las uva, además, son ricas en “resveratrol” que inhibe las enzimas que pueden estimular el crecimiento de las células cancerosas y suprimir la respuesta inmune. También contiene ácido “elágico” compuesto que bloquea las enzimas necesarias para el crecimiento de las células cancerosas, ayudando a retardar el crecimiento de tumores.

10. El kale: este pariente del brócoli compuesto de nitrógeno ayudan a detener la conversión de ciertas lesiones cancerosas en los tejidos sensibles al estrógeno. Además posee isotiocianatos, fitoquímicos que se encuentran en la col rizada, los cuales suprimen el crecimiento tumoral y bloquean ciertas sustancia presentes en los objetos que son cancerígenas.

11. La raíz de regaliz: tiene una sustancia química natural llamada “glicirricina” que bloquea un componente de la testosterona y reduce el crecimiento de cáncer de próstata. Pero en exceso produce presión arterial elevada.

12. Los hongos: los polisacáridos que contienen, ayudan a fortalecer el sistema inmune y combatir el cáncer. Además tienen una proteína llamada lectina, que ataca a las células cancerosas evitando que se multipliquen. En Japón algunos de sus extractos se usan como suplemento de la quimioterapia.

13. Los frutos secos: tienen dos antioxidantes (quercetina y campferol) que inhibe el crecimiento de las células cancerígenas. En particular la nuez de Brasil combate el cáncer de próstata.

14. Las papayas: la vitamina C de las papayas funciona como un antioxidante y puede reducir la absorción de nitrosamina, la cual es cancerígena. También contiene folacina o ácido fólico, que reduce la displasia cervical en el cáncer de útero.

15. Las frambuesas: ricas en vitaminas, minerales, compuestos vegetales y antioxidantes, las frambuesas tienen antocianinas que protegen contra el cáncer de esófago y cáncer colon. Sus propiedades preventivas del cáncer son mejores incluso que los arándanos y las frutillas.

16. El vino tinto: sus polifenoles son poderosos antioxidantes, y ayudan a neutralizar la enfermedad que causan los radicales libres. La piel de la uva, por otra parte, tiene resveratrol el cual inhibe el crecimiento de células que ayudan a la formación de cáncer. Nuevamente el exceso de alcohol genera efectos negativos sobre todo para el hígado y el sistema nervioso. Los vinos sin alcohol son los más aconsejables.

17. El romero: este condimento ayuda a aumentar la actividad de las enzimas que desintoxican el cuerpo. En animales ya es probado que el carnosol, compuesto del romero, ayuda a inhibir cáncer de piel y cáncer de mama.

18. Las algas y otros vegetales marinos: los alimentos marinos tienen etacaroteno, proteínas, vitamina B12, fibra, clorofila y chlorophylones. Estos últimos son ácidos grasos que ayudan en la prevención y mejoría del cáncer de mama.

19. Los productos a base de soya: este tipo de alimentos tienen fitoestrógenos, no esteroides ayudan a prevenir el cáncer de mama y de próstata mediante el bloqueo de las mutaciones cancerígenas. La soya evita el crecimiento de las células epiteliales y vasos sanguíneos de los tumores cancerígenos. Sin embargo, el consumo de estos productos en grandes cantidades, puede producir desequilibrios hormonales, sobre todo en las mujeres con riesgo de cáncer de mama.

20. Los boniatos: otro alimento rico en betacaroteno, el cual protege el ADN en el núcleo de las células de los productos químicos que causan cáncer y afectan la membrana nuclear.

21. Las infusiones de té verde y té negro: a diferencia de los de hierbas, estos dos tés, y sobre todo el té verde, contienen polifenoles (antioxidantes) que impiden la multiplicación de las células cancerosas. Según los estudios, los polifenoles protegen contra cánceres como el de estómago, pulmón, colon, recto, hígado y páncreas.

22. La tapioca: la llamada linamarine química de la tapioca libera cianuro de hidrógeno que produce la vitamina B17 que es anticancerígena.

23. Los Tomates: contienen licopeno, este antioxidante actúa contra los radicales libres causantes del cáncer. Está comprobado que el licopeno reduce los riesgos de sufrir cáncer de mamá, próstata, páncreas y colorrectal. Además los tomates son ricos en vitamina C, poderoso antioxidante que previene el daño celular.

24. Cúrcuma: este miembro de la familia del jengibre, inhibe la inflamación relacionada con la enzima COX-2, cuyos niveles son siempre altos en el caso del cáncer de colon e intestino.