Blog Buen comer

10 beneficios del aceite de oliva

Ya sea en ensaladas, guisos o para dar sabor a los alimentos, el consumo del aceite de oliva es importante en la dieta. Conoce algunos de sus beneficios

El aceite de oliva, además de ser la base de la dieta mediterránea, tiene múltiples beneficios para el cuerpo. Existen distintos tipos (según su forma de extracción), pero el extra virgen es el mejor, porque es el más puro y contiene todas las propiedades del aceite de oliva. Este aceite es el más sano y favorece diferentes partes del organismo.

Huesos: mejora la absorción de calcio, magnesio y zinc, por lo que ayuda a la prevención de pérdida de densidad ósea. Por eso, su consumo es especialmente recomendable en niños, que están en proceso de crecimiento de los huesos y adultos mayores, que se encuentran en la etapa de mayor pérdida de densidad.

Cerebro: el consumo frecuente de aceite de oliva reduce el riesgo de accidentes cerebrovasculares un 41%, según un estudio realizado en Francia.

Corazón: el aceite de oliva frena la formación de placa que se forma en lso vasos sanguíneos y bloquea las arterias. Además, según un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, tiene un impacto directo sobre el control de la presión, que afecta al corazón.

Control de colesterol: es un gran regulador del colesterol en sangre, ya que reduce la presencia de colesterol ‘malo’ (lo arrastra de las arterias y lo lleva hasta el hígado para que lo elimine) sin afectar la producción del colesterol ‘bueno’.

Contra la diabetes: un estudio publicado por la American Diabetes Association revela que el consumo regular de aceite de oliva regula la producción de insulina y controla los niveles de glucosa.

Piel: este tipo de aceite tonifica y protege la piel.

Previene el estreñimiento: mejora la digestión de los nutrientes, lo que ayuda a evitar digestiones lentas o pesadas. Actúa como regulador del exceso de ácidos estomacales y del PH del organismo.

Acción analgésica: Estudios en Estados Unidos y España demuestran que un compuesto del aceite de oliva es capaz de inhibir las enzimasCOX, una acción farmacológica propia los analgésicos.

Combate el cáncer de mama: los antioxidantes presentes en el aceite de oliva estimulan la muerte de las células que forman los tumores en las mamas, según un estudio de Universidad Autónoma de Barcelona.

Menor envejecimiento: contiene vitamina E, que actúa como antioxidante natural y disminuye el envejecimiento de la membrana celular. Esta acción antioxidante puede prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Se recomienda un consumo de 40 gramos al día, lo que equivale a dos o tres cucharadas.